Pese a fallas, la operación del C5 cuesta este año 420 millones de pesos

Operación del C5 cuesta este año 420 millones de pesos. Arturo Villarreal, lamentó que el sistema no termine de consolidarse

El 10 de marzo, dos hombres fueron asesinados a la altura del Trompo Mágico, en Zapopan. La camioneta en la que iban quedó a unos pasos de un poste del Escudo Urbano C5; sin embargo, no se agilizará la investigación porque la videocámara no funciona.

En el Área Metropolitana de Guadalajara hay instaladas seis mil 340 cámaras a cargo del Centro de Coordinación, Comando, Control, Comunicaciones y Cómputo (C5). De éstas, 893 presentan fallas (422 están en Guadalajara y 172 se ubican en Zapopan), según información del Organismo Público Descentralizado que opera el sistema, con corte al 4 de marzo pasado.

Arturo Villarreal, del Observatorio de Seguridad y Justicia de la Universidad de Guadalajara (UdeG), lamentó que el sistema no termine de consolidarse, a pesar de que es un proyecto heredado. “Se destaca que coadyuva en la recuperación de vehículos robados, pero no en cuanto a las detenciones de delincuentes”.

En el segundo informe de la actual administración estatal, se reporta que entre octubre de 2019 y septiembre de 2020, el C5 recibió seis mil 533 solicitudes de videovigilancia, de las cuales no fue posible atender dos mil 187 porque “no existía cámara en los puntos o el tiempo de almacenamiento de la grabación había expirado”.

Mientras las fallas persisten, el presupuesto destinado al organismo tuvo un alza importante este año. En 2019 se etiquetaron 270 millones de pesos; este año se asignaron 420.5 millones.

Zapopan, con más postes del C5 vandalizados en la metrópoli

Entre octubre y marzo  fueron vandalizados 166 puntos de “monitoreo inteligente” con cámaras de vigilancia del Escudo Urbano C5 ubicados en el Área Metropolitana de Guadalajara, de los cuales 49 se encuentran en Zapopan. Lo anterior, sin contar los daños a los equipos a cargo de los Ayuntamientos.

De acuerdo con información otorgada vía Transparencia por el Centro de Coordinación, Comando, Control, Comunicaciones y Cómputo (responsable del sistema), algunos de éstos han sido dañados en diversas ocasiones. Y los ataques se atribuyen a los grupos de la delincuencia organizada que operan en la ciudad.

Arturo Villarreal Palos, integrante del Observatorio de Seguridad y Justicia de la Universidad de Guadalajara, declaró que pareciera que no son muchos postes si se compara con el total de dispositivos. “No pareciera ser significativa la afectación”.

Sin embargo, afirmó que llama la atención que se trata de objetivos tácticos y que seguramente fueron elegidos con planeación, “porque se realizan en el mismo día, con el mismo modus operandi, generalmente atacando los puntos de pánico por medio de solventes que provocan una especie de flamazo, tratando no sólo de dañar los botones de pánico sino también las cámaras”.

Reconoció que no siempre  logran dañar las cámaras. “Evidentemente que el objetivo de la delincuencia no es romperle la columna al sistema de videovigilancia, sino que debe tener otro objetivo, tal vez distraer de algún movimiento que va a suceder en ese momento”.

Aunque los ataques a la infraestructura del sistema estatal se comenzaron a registrar en octubre pasado, no hay detenidos. Sólo se ha informado que se interpondrán denuncias.

De acuerdo con datos del C5, de los mil 500 botones de pánico que se tienen instalados en los municipios metropolitanos, 200 presentan fallas (con corte al pasado 4 de marzo).

En enero pasado, tras un nuevo ataque a la infraestructura, el director del C5, Alejandro Plaza Arriola, informó que la reparación de 24 equipos había costado alrededor de 312 mil pesos.

Se solicitó por Transparencia cuánto cuesta reparar cada uno de los equipos, pero se respondió que no se ha invertido en la rehabilitación de éstos, debido a que se cuenta con una póliza de servicio que cubre esos eventos.

Mantenimiento cuesta 149.8 millones de pesos

En agosto pasado, el Organismo Público Descentralizado (OPD) Centro de Coordinación, Comando, Control, Comunicaciones y Cómputo contrató a la empresa Seguritech Privada para el mantenimiento integral del sistema de videovigilancia Escudo Urbano C5.  La vigencia del contrato es en agosto de este año, por 149.8 millones de pesos.

Aunque el contrato se entregó vía Transparencia, el OPD clasificó información considerada como reservada, por lo que no se otorgó el detalle de los términos del contrato. Sólo se informó que el servicio se debe brindar las 24 horas del día de los 365 días del año.

La empresa es responsable de verificar la seguridad del sistema y la no intervención de terceros en el mismo.

La proveedora también se compromete a reubicar hasta 40 equipos “considerando la viabilidad técnica de la ubicación, así como asumir todos los costos que de ello se  derive, incluyendo obra civil, insumos, mano de obra, herramienta, conexiones de fibra óptica, permisos, así como cualquier otro costo derivado de lo anterior”.

Se buscó a la empresa para solicitar una entrevista sobre el tema. Una primera petición se hizo vía telefónica, en la que la recepcionista contestó que daría trámite y se comunicarían de vuelta. También se hizo la solicitud a través del WhatsApp de la compañía, pero no se ha tenido respuesta.

Por el incumplimiento de otro contrato, la actual administración sancionó con 53.7 millones a CIS International Limited,  proveedora del C5 para instalar todo el sistema  en  la  gestión estatal anterior.

Pretenden consolidar red

En este año, el Escudo Urbano C5 pretende consolidar la actualización de la Red Tetrapol IP en todo el Estado, que cuenta con interoperabilidad de comunicación entre las diversas tecnologías.

El organismo respondió que “dimos inicio con la integración a la Red Jalisco para la conexión de puntos de monitoreo inteligente y con ello eficientar el gasto y los anchos de banda de acuerdo con las necesidades de operación.

Sobre la empresa contratada para el mantenimiento a los equipos, contestó que “por tratarse de un proyecto con múltiples componentes, las interrupciones en el servicio se tornan inevitables y pueden ser multifactoriales, precisamente por la cantidad de elementos”.

Ante las fallas, subraya que los niveles del servicio establecidos que contemplan los tiempos de respuesta para cada tecnología y equipo en específico, “van desde las 48 hasta las 120 horas. Y en casos de sustitución de equipos especializados pueden llegar a 15 días”.

De los avances o resultados en la operación del C5, respondió que “el mayor incremento del presupuesto se refleja en los rubros de materiales y suministros, servicios generales, inversión pública y en bienes muebles, inmuebles e intangibles. Con dicho recurso, el objetivo es mantener la operación de los servicios. El grueso del incremento obedece principalmente a la transferencia de obligaciones como OPD”.

Añadió que están estableciendo nuevos canales de comunicación “Actualmente estamos al 40% de actualización de la red de radiocomunicación en el Estado. En materia de coordinación con las distintas áreas que conforman la estrategia de seguridad, en el 2020 se dio seguimiento a cinco mil 992 eventos relevantes que tienen que ver con el patrimonio, la seguridad e integridad de las personas; de igual forma, se detectaron tres mil 535 vehículos con reporte de robo. Y en atención a las solicitudes de distintas autoridades, seis mil 950 peticiones de información fueron acompañadas con material videográfico”.

“No acaba de cristalizar”

Arturo Villarreal Palos, del Observatorio de Seguridad y Justicia de la UdeG.

El académico Arturo Villarreal Palos afirma que debido a las fallas que presentan algunas cámaras de videovigilancia, sobre todo en puntos donde ocurren hechos de gran  impacto, se ha señalado la posible complicidad de empleados del C5 con grupos delincuenciales. “Otros han señalado escaso personal y otros indican falta de entrenamiento. Lo atribuyen a diferentes factores. Desde mi punto de vista, lo que nos está mostrando es que el sistema no está funcionando y se trata de un proyecto que no acaba de cristalizar”.

Además, señaló que la autoridad suele ser opaca con relación a la operación de este sistema. “No suele informar con claridad qué es lo que está pasando, pues tiene la percepción, que  no es la correcta,  de que si dice las cosas es autoevidenciarse de las fallas”.

Recordó que la única forma de obtener información de muchos temas relacionados con la seguridad,  es a través de las solicitudes de información pública. “Porque de otra manera ni los investigadores ni los ciudadanos ni los reporteros pueden tener información fidedigna. Hace falta más transparencia y que nos digan en dónde estamos parados,  y qué es lo que debemos esperar a corto, mediano y largo plazos”.

El mes pasado, tras presentar las imágenes capturadas por el C5 de la ruta de escape de quienes participaron en la balacera ocurrida el 8 de febrero en un restaurante de Zapopan, el fiscal Gerardo Octavio Solís defendió la utilidad de las cámaras.

“Sólo contarles que la efectividad de una dependencia tan importante como esa no se encuentra vinculada al número de imágenes o videos que hacemos públicos, esa no es su función del C5. Es dar apoyo a todas las corporaciones para la investigación de los ilícitos”.

Los problemas metropolitanos

Modelo. La organización México Evalúa realizó el estudio “Bases para un modelo metropolitano de inteligencia policial. Zona Metropolitana de Guadalajara”, enfocado en los municipios de Guadalajara, Zapopan y Tlaquepaque.

Homicidios. En éste se destaca que los homicidios son un problema metropolitano que responde a los factores como los altos niveles de hacinamiento, la falta de acceso a los servicios básicos,  los bajos niveles educativos de la población y las altas tasas de violencia familiar y abuso sexual infantil.

Colonias. Guadalajara concentra el 55% de sus puntos críticos en la frontera sur con el municipio de Tlaquepaque, principalmente en las colonias Loma linda, Lomas de Polanco, Echeverría Sección 1 y 2,  18 de Marzo y Polanco Oriente. Por su parte, Tlaquepaque registra 16.3% de sus puntos críticos en la frontera norte con Guadalajara, en las colonias Nueva Santa María, Buenos Aires y Guayabitos.

Zapopan. En el caso de este municipio, el 44% de sus puntos críticos se ubican en la frontera sur que colinda con Tlaquepaque, en las colonias Los Cajetes y El Campanario, principalmente.

Plataformas. Entre las recomendaciones de este estudio hacia un modelo de inteligencia policial,  en materia de videovigilancia, la organización nacional  destaca que se requiere mejorar el intercambio de la información entre las corporaciones. “A través de las plataformas municipales y de las unidades de inteligencia, se debe intercambiar información sobre el monitoreo de los eventos —que se realiza principalmente por medio de las cámaras de vigilancia y los radios— y el despliegue operativo de los agentes policiales”.

Coordinación. Se subraya que la cooperación y la comunicación de información entre las policías de la zona metropolitana, sobre todo si es en tiempo real,  facilitaría la coordinación de las Policías para atender las emergencias y diseñar los operativos conjuntos.

Unidades. “Además, sugerimos que haya un intercambio más ágil de la información y la colaboración entre las unidades de inteligencia mediante mecanismos formales (por ejemplo, a través del correo electrónico, una plataforma electrónica compartida o la ‘nube’), con el objetivo de identificar patrones delictivos que traspasan las fronteras administrativas, bandas o grupos delictivos que están operando y factores socioeconómicos y del espacio urbano que facilitan la comisión de tales eventos criminales”, añadió.

Author: Doyle A.C.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *